RECOMENDADO

DEFINIENDO AL TRABAJO SOCIAL, NORBERTO ALAYÓN UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

TAPA

Editorial Lumen, de Buenos Aires, ha publicado la 4ta. edición del libro “DEFINIENDO AL TRABAJO SOCIAL”, de Norberto Alayón.

El presente libro contiene 140 definiciones sobre Trabajo Social.

Entre los trabajadores sociales existe una antigua discusión acerca del carácter de esta profesión, de sus alcances, de su función social, que aún hoy permanece vigente y que continúa instalando la interrogación acerca de ¿qué es el Trabajo Social?

¿Es una ciencia, una tecnología, una técnica, una profesión, un arte? Reiterada pregunta que aun persiste en vastos sectores profesionales, como así también entre las nuevas generaciones de estudiantes.

En el libro, diversidad de autores -mayoritariamente latinoamericanos- expresan, con niveles y densidades disímiles, sus puntos de vista y concepciones sobre esta disciplina del área social. El análisis detallado de las ciento cuarenta definiciones incluidas en el libro, brinda interesantísimos elementos que iluminan el propio desarrollo histórico de la profesión, en tanto reflejan posicionamientos conceptuales y temporales sobre el Trabajo Social, diferenciados por orientaciones y por épocas. Varias de las definiciones no tienen desperdicio; algunas por la sensatez y el rigor, otras por la precariedad o el extravío.

Pensar y repensar permanentemente el qué, el por qué, el para qué y el cómo del Trabajo Social, más que un ejercicio tedioso, puede transformarse en una herramienta lúcida y necesaria para el presente y el futuro de la profesión.

Para esta 4ta. edición se incorporó un nuevo texto sobre la Definición Internacional de Trabajo Social, aprobada en el mes de julio de 2014, en la Asamblea Mundial de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social y de la Federación Internacional de Trabajadores Sociales, llevada a cabo en la ciudad de Melbourne, Australia.

……..

definicion-trabajo-social

         SOBRE LA DEFINICIÓN INTERNACIONAL DE TRABAJO SOCIAL

 

La primera edición de este libro, que titulé “Definiendo al Trabajo Social”, data de 1981. En ella recopilé 90 definiciones de Servicio Social y Trabajo Social, producidas entre 1957 y 1980, por autores de 18 países y también de diversas organizaciones latinoamericanas y mundiales.

Para la segunda edición, de 1987, incorporé otras 50 definiciones, componiendo un total de 140 y ampliando el período de su aparición a los años 1956 a 1986. El 85 por ciento de las 140 definiciones (es decir, 119) pertenecen a autores u organismos de Latinoamérica. Las restantes 21 definiciones (el 15 %) corresponden a otras zonas o continentes. Autores de 20 países figuran en esta edición.

La tercera edición, de 1995, mantuvo los mismos contenidos y en la actualidad, ya en el siglo XXI, persiste el interés por la adopción de una definición, de carácter internacional, para el Trabajo Social, que cuenta con más de 500.000 profesionales en todo el mundo (de los cuales 35.000 corresponden a Argentina). Los trabajadores sociales perseveran en coincidir en una caracterización universal que identifique su quehacer específico. De ello se desprende la pertinencia de esta cuarta edición del libro.

Precisamente en agosto de 2000, se realizó en Montreal, Canadá en el marco de un congreso internacional una Asamblea Mundial Conjunta de dos organismos que agrupan a los trabajadores sociales: la Federación Internacional de Trabajadores Sociales (FITS) y la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social (AIETS). En esa ocasión, ambas organizaciones aprobaron, sin la adhesión de los colegas latinoamericanos, la siguiente definición:

“La profesión de Trabajo Social promueve el cambio social, la resolución de problemas en las relaciones humanas y el fortalecimiento y la liberación de las personas para incrementar el bienestar. Mediante la utilización de teorías sobre comportamiento humano y los sistemas sociales, el Trabajo Social interviene en los puntos en los que las personas interactúan con su entorno. Los principios de los derechos humanos y la justicia social son fundamentales para el Trabajo Social.”

 

En diciembre de 2000 se llevó a cabo en Mar del Plata, Argentina la IX Reunión del Comité Mercosur de Organizaciones Profesionales de Trabajo Social, evento en el cual participé como invitado. En el punto 4 del Acta de dicha reunión se dejó constancia de la posición crítica asumida ante la definición adoptada por la FITS, con las siguientes argumentaciones:

“Luego de discutir distintos elementos aportados por los participantes se llegó a la elaboración y aprobación de la siguiente declaración: Declaración sobre la definición de Trabajo Social aprobada por la Federación Internacional de Trabajadores Sociales.

 

Considerando la resuelto por la Asamblea Mundial conjunta de FITS y AIETS, en Montreal, Canadá en agosto de 2000 por la cual se aprueba la adopción de una nueva definición sobre el Trabajo Social, el Comité Mercosur de Asociaciones Profesionales de Trabajo Social o Servicio Social, resolvió luego de una extensa consideración sobre la misma, rechazar el contenido y la forma por la que se llegó a la misma, fundamentados en las consideraciones que se realizan a continuación:

 

  1. Mencionar que la misión del Trabajo Social se articula a la “prevención de las disfuncionalidades”, evidencia una adscripción al más puro paradigma funcionalista, lo que se considera anacrónico, alejándola del estadio actual del desarrollo conceptual de la profesión.

  2. No existe un solo Trabajo Social, sino diversas concepciones de la profesión, muchas de ellas contradictorias entre sí, las que no son contempladas en esta definición.

  3. Toda definición no puede alejarse de las respectivas y diferentes realidades sociales, desconectándola de la cuestión social particular de cada país o región.

  4. Los mecanismos decisorios instrumentados para la elaboración de la mencionada definición no contemplaron el debido proceso de participación de las organizaciones profesionales de América Latina.

  5. La ausencia de consulta a los países de América Latina se articula con el cercenamiento de las posibilidades de asistencia a los eventos organizados por la FITS, tal como consta en la declaración emanada del 1er. Seminario Regional de Ética y Trabajo Social del MERCOSUR, realizado en la ciudad de Montevideo, en junio del corriente año, entregada al Sr. Vicepresidente para América Latina y el Caribe, Juan Manuel Latorre Carvajal.”

 

En el mes de junio de 2001 el Comité Mercosur realizó una nueva reunión en la ciudad de Curitiba, Brasil, a la cual fue invitado el colega colombiano Latorre Carvajal, aunque el mismo no pudo asistir por razones institucionales y personales. En una extensa carta enviada a las autoridades del Comité, expuso diversas aclaraciones y argumentaciones en relación al proceso que la FITS venía desarrollando en pos de elaborar una definición de alcance mundial para el Trabajo Social. En respuesta a dicha comunicación, el Comité se expidió en los siguientes términos:

“Los participantes de la reunión luego de analizar la nota enviada por usted hacen las siguientes consideraciones:

 

  1. Respecto del proceso de discusión que llevó a la elaboración de la nueva definición de Trabajo Social y a la decisión de la aprobación en Montreal, reconocemos que la participación de América Latina en el mismo fue escasa debido a la coyuntura de dificultades de organización de los países, costos, etc. En la actualidad esta coyuntura cambió, permitiendo que la articulación de los países integrantes del Mercosur revitalice los procesos de discusión de los distintos asuntos que están en la agenda profesional en América Latina y en el mundo.

 

  1. Reconocemos la legitimidad de FITS en la conducción de este debate. Entendemos, entre tanto, que la definición debe ser suficientemente amplia como para contemplar las diversas regiones, sus diferencias, los distintos procesos políticos, visiones teóricas y ético políticas acerca de cómo entender el Trabajo Social.

 

  1. En ese sentido, consideramos a la actual definición como reduccionista en los términos de la Declaración de Mar del Plata de diciembre de 2000, esperando que los representantes de América Latina ante la FITS (Juan Manuel Latorre y Valdete de Barros Martins) sean portadores de nuestra solicitud de reabrir el debate.

 

  1. Para eso el Comité resolvió encargar a los países integrantes la realización de un trabajo de análisis crítico de la actual definición, con la intención de avanzar en la construcción de una definición de Trabajo Social más adecuada con lo planteado en la Declaración.”

 

En el año 2006, ambas organizaciones mundiales (FITS y AIETS) conformaron un Grupo de Trabajo para abocarse a la revisión de la definición de Trabajo Social, con el objetivo de ser presentada en la Asamblea Mundial de Hong Kong del año 2010, pero en definitiva dicho Grupo no concretó la labor que le fue encomendada.

En el Congreso Mundial de Hong Kong, de junio de 2010, el Consejo Federal de Servicio Social de Brasil (CFESS), presentó una propuesta de modificación de la definición con el siguiente texto:

“El asistente social o trabajador social actúa en el ámbito de las relaciones sociales, junto a individuos, grupos, familias, comunidades y movimientos sociales, desarrollando acciones que fortalezcan su autonomía, participación y el ejercicio de la ciudadanía, con vistas al cambio en sus condiciones de vida. Los principios de defensa de los derechos humanos y justicia social son elementos fundamentales para el Trabajo Social, con el propósito de superar la desigualdad social y las situaciones de violencia, opresión, pobreza, hambre y desempleo.”

A raíz de esta iniciativa, en la Asamblea se aprobó la realización de un Workshop en Brasil para rediscutir la definición, el cual se llevó a cabo en la ciudad de Río de Janeiro en el mes de marzo de 2012.

Previamente, en agosto de 2011 se reunió, en Río de Janeiro, el Grupo de Trabajo creado por el Consejo Federal de Servicio Social de Brasil, con la participación de la Presidencia Regional de la FITS para América Latina y el Caribe, a los efectos de realizar nuevas aportaciones para ser analizadas y discutidas en dicho Workshop, elaborando el siguiente texto preliminar:

“El/la trabajador/a social (o asistente social) actúa en el ámbito de las relaciones entre sujetos sociales y entre estos y el Estado. Desarrolla un conjunto de acciones de carácter socioeducativo, que inciden en la reproducción material y social de la vida, con individuos, grupos, familias, comunidades y movimientos sociales, en una perspectiva de transformación social. Estas acciones procuran: fortalecer la autonomía, la participación y el ejercicio de la ciudadanía; capacitar, movilizar y organizar a los sujetos, individual y colectivamente, garantizando el acceso a bienes y servicios sociales; la defensa de los derechos humanos; la salvaguarda de las condiciones socio- ambientales de existencia; la efectivización de los ideales de la democracia y el respeto a la diversidad humana. Los principios de defensa de los derechos humanos y justicia social son elementos fundamentales para el Trabajo Social, con vistas a combatir la desigualdad social y situaciones de violencia, opresión, pobreza, hambre y desempleo.”

Entre septiembre de 2011 y el 20 de enero de 2012 se registraron diversos aportes de colegas a título personal sobre la definición. Ello fue el resultado de la consulta encarada por la colega argentina Laura Acotto como Presidenta Regional de la FITS, quien sistematizó las distintas contribuciones y elaboró un detallado informe que fue presentado en el Taller de Río de Janeiro.

También desde la presidencia de ALAEITS se impulsaron consultas sobre el tema, tanto al Colegiado de la organización como a asociaciones nacionales de escuelas de Trabajo Social. Por otra parte, la colega brasileña Marilda Iamamoto y la colega costarricense Lorena Molina Molina intervinieron, hasta el año 2011, como representantes ante la Comisión Internacional de FITS-AIETS que trabajó el texto de la definición bajo la coordinación del colega belga Jean Agten.

Agten presentó, en diciembre de 2011, una nueva versión de la definición, reelaborada con aportes de Asia, África y Europa, con el siguiente texto:

“La profesión de trabajo social facilita el desarrollo del potencial humano de las personas con el fin de mejorar los aspectos bio-psico-social, socio-económicos y espirituales, el bienestar, la cohesión y la inclusión social y la convivencia de manera interdependiente.

La profesión contribuye al cambio social mediante la realización de acciones para aumentar la armonía en las relaciones sociales y la ciudadanía activa, mediante el fortalecimiento de la autonomía y la participación. Utiliza teorías del trabajo social y de las ciencias humanas y el conocimiento táctico y el desarrollo en comunidades localizadas.

El profesional social coopera con otros actores sociales para el desarrollo de la solución de problemas en las relaciones humanas entre individuos, grupos, familias y en la comunidad, teniendo en cuenta que la diversidad se define por el contexto cultural y del medio ambiente y los conocimientos derivados de la investigación y la evaluación práctica.

El trabajador social es competente para intervenir desde distintas perspectivas en el punto donde las personas interactúan con su entorno, utilizando diversas metodologías relativas a la igualdad, el valor y la dignidad de todas las personas, con el objetivo de eliminar las situaciones de violencia, la opresión, la pobreza y el hambre.

Principios de los derechos humanos y las responsabilidades, la justicia, la diversidad y el desarrollo sostenible son fundamentales para el trabajo social.” 

En el Workshop de Río de 2012, la colega Lorena Molina M., presidenta en ese entonces de la ALAEITS (Asociación Latinoamericana de Enseñanza e Investigación en Trabajo Social) presentó una ponencia con sugestivos cuestionamientos a la definición de Trabajo Social de la FITS-AIETS del 2000. En su texto hizo mención a cinco aspectos críticos:

  1. a) Solo definida como profesión. Se omite el reconocimiento de la investigación desde el Trabajo Social, que ha permitido una progresiva conformación como área de producción de conocimientos.

 

  1. b) Preponderancia en el sujeto individual y sus relaciones interpersonales. Se conceptúa desde el ser humano en su singularidad. Prepondera una concepción de un Trabajo Social centrado en un enfoque relacional de individuo-profesional.

 

  1. c) La mediación histórica de la constitución como ser social y la relevancia de la reproducción de sus condiciones de existencia en un sistema social no tienen importancia alguna en esta definición. En consecuencia es un individuo sin mediaciones de categorías como clase social, género, etnia, generación, etc.

 

  1. d) Una concepción de teoría para aplicar en la intervención es la que sustenta la definición, con lo cual se traslucen las premisas positivistas de la teoría y la práctica.

 

  1. e) En síntesis es una definición con claras categorías conservadoras: persona, solución de problemas, responsabilidad del individuo. Si bien menciona los derechos humanos, los coloca como valores o anhelos. No es clara la concepción de justicia social que se sustenta.

 

A la vez, Molina formuló cinco agudas interrogaciones que consideró que debían ser discutidas en ese taller internacional:

  1. ¿Por qué es necesario tener una definición internacional?

 

  1. ¿A cuáles intereses respondería una redefinición del Trabajo Social?

 

  1. En las actuales condiciones de precarización del mercado de trabajo de las y los profesionales en Trabajo Social y con la tendencia creciente de mercantilización de la educación superior, ¿qué se pretende con una definición internacional?

 

  1. ¿Cuáles intereses priorizar en esta posible definición y cómo conceptualizarla, colocada en esa contradicción desde donde el Trabajo Social construye su vínculo genético?

 

  1. ¿Es posible construir una definición si entendemos que hay visiones de mundo e intereses en conflicto y que se reproducen en el Trabajo Social?

 

Asimismo resaltó que “es complejo suponer que pueda construirse una definición universal del Trabajo Social, pues ello supone acuerdos sobre: a) visión de mundo y concepción de Trabajo Social; b) fundamento teórico-metodológico del Trabajo Social; c) dimensiones del Trabajo Social; d) competencias/atribuciones generales del profesional en Trabajo Social referidas a una determinada visión de mundo.”

En el Taller de Río de Janeiro fueron discutidas las diversas opciones, aprobándose la siguiente propuesta de “Definición mundial de Trabajo Social”, con la aspiración de que la misma fuera debatida en la Asamblea Mundial a realizarse en julio de 2012 en Estocolmo, Suecia:

“El Trabajo Social/Servicio Social es una profesión que  se inserta en el ámbito de las relaciones entre sujetos sociales y  entre estos y el Estado en los distintos contextos socio-históricos de

actuación profesional. Desarrolla una praxis social y un conjunto de acciones de tipo socioeducativo, que inciden en la reproducción  material y social de la vida con una perspectiva de transformación  social comprometida con la democracia y el enfrentamiento de las

desigualdades sociales, fortaleciendo la autonomía, la participación y el ejercicio de la ciudadanía, en la defensa y conquista de los derechos humanos y de la justicia social.”

Esta propuesta de definición fue discutida entre las distintas organizaciones nacionales de profesionales de Trabajo Social de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay, como así también con la Asociación Latinoamericana de Enseñanza e Investigación en Trabajo Social (ALAEITS), con la Asociación Brasileña de Enseñanza e Investigación en Servicio Social (ABEPSS) y con los aportes individuales de muchos colegas latinoamericanos.

En la Asamblea de Estocolmo se presentaron propuestas de distintas regiones del mundo, evidenciándose la importante dificultad para consensuar una única definición, en virtud de la existencia de diversos sustentos filosóficos, teóricos y políticos que caracterizan el quehacer profesional de los trabajadores sociales.

En mayo de 2013 se realizó en Montevideo, Uruguay el III Encuentro de la Región América Latina y el Caribe, organizado por la FITS y por ADASU (Asociación de Asistentes Sociales del Uruguay). En el marco de dicho evento quedó constituido el Comité Latinoamericano y Caribeño de Organizaciones Profesionales de Trabajo Social/Servicio Social (COLACATS), nuevo organismo de carácter continental que decidió adoptar y apoyar la definición aprobada en Río de Janeiro en 2012.

Es de destacar, como un hecho sumamente positivo, que todo este proceso de intensa participación alrededor del tema de la definición del Trabajo Social ha fortalecido significativamente la articulación entre la ALAEITS y la FITS, a través de su Presidencia Regional, debiéndose reconocer asimismo el relevante liderazgo que asumió el Comité Mercosur de Organizaciones Profesionales de Trabajo Social.

Tomando en cuenta los diversos resultados y sugerencias emanados del proceso de consulta y discusión, a escala mundial, el Comité Ejecutivo de la FITS y la Junta de la AIETS coincidieron en proponer una nueva definición que será presentada a los miembros de ambas organizaciones en la próxima Asamblea en Melbourne, Australia en julio de 2014. La propuesta, que podrá ampliarse a nivel nacional y/o regional, define al Trabajo Social de la siguiente manera:

“El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.”

Como se puede observar, los intentos de acordar una definición que caracterice, a nivel mundial, los alcances y particularidades del quehacer profesional de los trabajadores sociales continúan vigentes, aunque revelando asimismo las diversas concepciones que existen al respecto, lo cual haría considerar como poco probable la consolidación en un único texto para todas las regiones.

FUENTE: NORBERTO ALAYON / TRAZOS DIGITAL 2014 / MARIA TERESA CABEZA ALONSO / ANGEL ORTEGA MARRERO

Anuncios

Acerca de trazosdigital

REVISTA CANARIA DE TRABAJO SOCIAL

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

noviembre 2014
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

ESPACIO PUBLICITARIO DISPONIBLE

PLATAFORMA DE AFECTADOS POR LA HEPATITIS C

ANTE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Stop Desahucios

Tumblr

TWITTER @TRAZOSDIGITAL

  • Buenos días, Hoy les dejamos una interesante oferta de prácticas de empleo para el Banco Mundial, si te gusta... fb.me/1hc17qA36Revista Canaria de Trabajo Social 33 minutes ago
  • El Cabildo de La Palma abre su convocatoria pública para generar lista de reserva de fisioterapeutas, si quieres... fb.me/Br2aJ6aKRevista Canaria de Trabajo Social 17 hours ago
  • Buenos días; El Campus de Excelencia INternacional Agraria abre su proceso de Convocatoria Erasmus , si quieres... fb.me/3oEOhxYGqRevista Canaria de Trabajo Social 1 day ago
Follow Trazos Digital on WordPress.com
Premios 20Blogs
Códigos QR / Qr Codes
A %d blogueros les gusta esto: